18 mar. 2012

Quantic Love, Sonia Fernández-Vidal

Reseñado por: Blanca
Sinopsis:
En el CERN, el centro de investigación más avanzado del mundo, entre experimentos científicos que desafian la imaginación, la joven Laila descubre que la ciencia puede ser sexi, y que el amor es la energía más poderosa del Universo.
Opinión personal: 
Cuando vi el libro en la librería pensé que sería interesante leerlo, pero jamás pensé que me atraparía de esta manera ya que en un día me lo leí entero.
Me gustó muchisimo la idea de la autora de explicar la ciencia mediante el amor (aunque no me haya enterado mucho de la física cuántica) ya que muchos datos que se aportan en el libro son muy interesante.
Respecto a la historia y los personajes decir que me parece que la trama es sencilla ya que se sabe desde el principio quien va a ser el elegido, pero tal vez sea eso lo que más engancha, saber como conseguirá que su príncipe azul le corresponda.
Laila, la protagonista, es inteligente, guapa, maja, adorable... es decir todo lo genial y estupenda que puede ser una protagonista de novela romántica, y como no con su toque de patosidad ejem ejem Bella Swan. Lo que no me gusta de esta es que sea tan pesimista, es decir, tiene 18 años, está en el centro de investigación más puntero del mundo y tiene 2 o más tirándole los tejos y se comporta como si su vida fuera la peor ojalá estuviera yo en su situación.
De sus dos principales pretendientes decir que Alessandro es el típico chulito playa typical Italian que tiene una moral indestrozable y ese punto de superioridad que a algunas consideran atractivo y que Brian es un cerebrito, que no deja que nadie entre en su mundo interior y que como dice la protagonista tiene "una inteligencia emocional de un niño de cuatro años".


"—¿Acaso no sabéis que el enamoramiento no es más que un chute de sustancias bioquímicas?
—Además provocan dependencia —añadió Arthur—. En serio, lo leí en un artículo de neurología. Cuando te enamoras, en tu cerebro se activa el área llamada tegmental ventral, que se encarga de segregar la famosa dopamina. Es también el neurotransmisor responsable de las adicciones.
—Por suerte —añadió Klaus—. Tal y como decía Ortega y Gasset: <<ese estado de imbecilidad transitoria no puede mantenerse bioquímicamente por mucho tiempo>>."

Decir que este libro me ha devuelto mi sueño perdido, vivir en Ginebra, aunque lo mío no sea la física cuántica sino la medicina y poder trabajar en la OMS. Tengo una pequeña predilección por los países centro-europeos, Austria, Liechtenstein, la zona del  Tirol... pero Suiza las colapsa todas. Este libro describe muy bien el paisaje y el ambiente que se puede encontrar allí, ya que la autora trabajó en el CERN. 
Comentar que me ha sorprendido que los científicos sean tan juerguistas, yo me los imaginaba más como unos adictos al trabajo y no tanto a la cerveza un mito menos. Aunque claro, también influye que los que se van de juerga tienen como máximo 30 años.
En definitiva es un libro que me ha gustado mucho y espero que también os guste a vosotros. En líneas generales se podría definir como un libro que te enseña física mediante una historia de amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario